El villano más inconformista de Disney

Jafar es muchas cosas, pero, sobre todo, un inconformista. Jafar no es como otros villanos, es muy inteligente y podría haberlo tenido todo: un lujoso palacio en el palacio, riquezas, grandes sombreros y un loro como mascota. En cambio, terminará sin nada porque su codicia le ciega y le lleva a explotar (literalmente). En este artículo, hablaremos de Jafar y de la gran lección que podemos aprender de este personaje. ¡Vamos allá!

Empecemos por el principio.

Jafar es el Visir Real y tiene toda la confianza del Sultán. Es un gran trabajo, en eso todos coincidimos, de hecho, es el segundo mejor trabajo de Agrabah (ser Sultán es el mejor trabajo de todos, claramente).

Aladdin · Walt Disney Pictures

Cualquier otra persona estaría muy orgullosa de sí misma por haber llegado tan lejos.

¿Coincidimos? Es un gran trabajo que trae consigo mucha responsabilidad. Jafar es una persona muy importante.

Aladdin · Walt Disney Pictures

Para Jafar nada es suficiente.

Cierto, nada es suficiente para él, sino que tramará junto con Iago un plan malvado: casarse con Jasmine para ser el Sultán. ¿De verdad era necesario?

Aladdin · Walt Disney Pictures

El plan es un poco terrible y no funciona.

¿Rendirse? ¿Conformarse con lo que tiene? Esos términos no son válidos para Jafar.

Aladdin · Walt Disney Pictures

Se obsesiona.

De verdad, que lo tiene todo. En lugar de conformarse con lo que tiene, se obsesiona con la posibilidad de ser el Sultán, de hecho, pasa a ser un maníaco justo en este momento.

Aladdin · Walt Disney Pictures

Su ambición le ha cegado.

En este punto está dispuesto a cualquier cosa con tal de sentarse en la silla del Sultán. Incluso de matar a varias personas.

Aladdin · Walt Disney Pictures
Aladdin · Walt Disney Pictures

Lo pierde todo.

Y ahora te preguntarás, pero… ¿qué puedo aprender de Jafar? Hemos hablado mucho de ser inconformistas, pero, a veces, hay que conformarse con lo que tenemos y no dejar que la codicia nos ciegue, porque entonces, nos puede pasar como a Jafar y perderlo todo. Pensadlo, ya lo tenía todo, ha logrado ser el Sultán y le quedaba un deseo por si las cosas se tuercen, sin embargo, nada es suficiente para él.

Aladdin · Walt Disney Pictures