Maléfica · Disney

Las mejores frases de Maléfica

Maléfica es una de nuestras ‘villanas’ preferidas y por eso hemos decidido dedicarle un artículo en exclusiva, recopilando las mejores frases de su película.

“Había una vez dos reinos vecinos ferozmente enemistados. Tan insalvables eran las diferencias entre ellos que se decía que solo un gran héroe o el peor de los villanos lograría reconciliarlos”
Narrador


“En un enorme árbol al borde de un inmenso barranco vivía una de dichas criaturas. Podríais tomarla por una joven, pero no era una joven cualquiera, ella era un hada”
Narrador


“Se llamaba Maléfica”
Narrador


“No le hagas caso Baltasar. Tu belleza es clásica”
Maléfica


“No está bien robar, pero no matamos a la gente por ello”
Maléfica


“Algún día viviré allí, en el castillo”
Stefan


“No conviene que vuelvas por aquí, es peligroso”
Maléfica


“¡Tu anillo!. El hierro abrasa a las hadas”
Maléfica


“Maléfica pensó en cómo Stefan no teniendo nada había tirado su anillo para que sus manos pudieran volver a tocarse y su corazón se conmovió. Asó el joven ladrón que había intentado robar una gema, robó algo mucho más valioso”
Narrador


“El día de su decimosexto cumpleaños Stefan le hizo a Malefica un regalo. Le dijo que era un beso de amor verdadero, más probaría no serlo”
Narrador


“Con el paso de los años la ambición de Stefano le fue alejando de Maléfica atraído por las tentaciones del reino de los hombres”
Narrador


“A menudo vagabundeaba sola y a veces se preguntaba donde estaría Stefan. Nunca había comprendido la avaricia y la envidia de los hombres, sin embargo, acabaría por aprender”
Narrador


“¡No os acerquéis más!”
Maléfica


“Un rey nunca acepta ordenes de un elfo alado”
Rey


“¡Alzaos y luchad conmigo!”
Maléfica


“¡Las ciénagas no serán vuestras ni ahora ni nunca!”
Maléfica


“Cuando ascendí al trono, le prometí a mi pueblo que algún día conquistaríamos las ciénagas y sus tesoros…”
Rey


“Vencido en la batalla… ¿ese va a ser mi legado?”
Rey

“Debo escoger a un sucesor que suba al trono y cuide de mi hija ¿Quien de entre vosotros lo merece? Aquel que mate a la criatura alada y me vengue, cuando yo muera se ceñirá la corona”
Rey


“¿Cómo es la vida entre los humanos?”
Maléfica


“Por favor… debes confiar en mi”
Stefan


“Hablaron de muchas cosas. Los años separados se desvanecieron y ella perdonó a Stefan su locura y su ambición, todo volvió a ser como había sido mucho tiempo atrás”
Narrador


“Haré cuanto este en mi mano por ser vuestro digno sucesor”
Stefan


“¿Qué le acabas de hacer a mi hermoso ser?”
Diaval


“A cambio de salvarme la vida, seré tu siervo”
Diaval


“Alas, necesito que seas mis alas”
Maléfica


“¿Me hizo esto a mi para convertirse en Rey?”
Maléfica


“¡Es una niña!”
Sirvientas


“No he visto nada, pero ha llegado una… criatura”
Diaval


“Una magnifica fiesta en honor del bebé… ¡qué maravilloso!
Maléfica


“Dulce Aurora… mi regalo es el don de la belleza”
Clavelina


“Mi deseo es que jamás estrés triste. Que seas feliz todos los días de tu vida”
Violeta


“Querida pequeña, mi deseo es que encuentres…”
Fronde


“Vaya, vaya. Que reunión tan relumbrante, rey Stefan. La realeza, la nobleza, la aristocracia, la alta sociedad y… que pintoresco, hasta la plebe”
Maléfica


“Francamente, me sentí bastante dolida al no recibir una invitación”
Maléfica


“Cielos, que situación tan violenta”
Maléfica


“Para que veáis que no albergo ningún rencor, yo también quiero hacerle un regalo a la niña”
Maléfica


“Oídme bien todos. La princesa crecerá llena de gracia y bella y cuantos la conozcan la amaran, pero antes de que se ponga el sol en su decimosexto cumpleaños se pinchará el dedo con la punta de una aguja de una rueca y caerá en un sueño tan profundo como la muerte, un sueño tan profundo del que jamás despertará”
Maléfica


“Maléfica, no lo hagas, te lo suplico”
Stefan


“Me gusta que supliques, repítelo”
Maléfica


“A la princesa le concedo poder despertar de su sueño mortal, pero solo con un beso de amor verdadero. El hechizo perdurará hasta el fin de los tiempos, ningún poder terrenal podrá cambiarlo”
Maléfica


“El Rey Stefan ordenó que sus hombres requisaran todas las ruecas del reino”
Narradora


“En secreto confió la seguridad de su hija a la magia de las hadas que debían ocultarla en un remoto escondite durante dieciséis años y un día”
Maléfica


“Y disfrutó del sufrimiento que había causado su hechizo”
Narrador


“Eres tan fea que casi me das pena”
Maléfica


“Te odio, monstruo”
Maléfica


“Las hadas eran, quizá, poco aptas para la tarea”
Narrador


“Con esas tres a su cuidado morirá de hambre”
Maléfica


“Con el paso del tiempo Stefan se ensombreció consumido por ideas paranoicas y deseos de venganza”
Narrador


“Nada es indestructible, ni el muro, ni Maléfica, ni su maldición”
Stefan


“Mira, el animalillo está a punto de caer por el barranco”
Maléfica


“No me gustan los niños”
Maléfica


“Aúpa”
Aurora


“Aurora creció llena de gracia y belleza. Lejos del lujoso palacio que ella no recordaba. Mientras pasaban las estaciones y las flores crecían ella lo iba haciendo también”
Narrador


“Se preguntaba por el mundo que la rodeaba y el que yacía más allá de los temibles muros de espinos”
Narrador


“Un animalillo muy curioso”
Maléfica


“Sé quién eres, eres mi hada madrina”
Aurora


“Me has protegido toda mi vida, siempre he sabido que estabas cerca”
Aurora


“Me acuerdo de ti, pajarito bonito”
Aurora


“Cuando su hechizo fracase vendrá a por mi y ese día estaré preparado”
Stefan


“Retiro la maldición, que no se cumpla jamás. Retiro la maldición, que no se cumpla jamás. ¡Retiro mi maldición, que no se cumpla jamás!”
Maléfica


“También tuve alas, pero me las robaron. No quiero hablar de eso”
Maléfica


“Debo decirte algo. Existe un ser malvado en el mundo y no puedo protegerte de él”
Maléfica


“Seré feliz aquí el resto de mi vida”
Aurora


“Ha sido un placer conocerte”
Philip


Aurora: “¿Volverás a pasar por aquí?”
Philip: “Nada me lo impedirá”


“Ese joven es la solución”
Diaval


“¿De amor verdadero? Tú todavía no lo has entendido, eso no existe, por eso utilicé esa maldición”
Maléfica


“Lamento tener que deciros esto, pero mañana cumplo dieciséis años. Me marcho de casa”
Aurora


“Escucha jovencita, yo no he pasado dieciséis años en esta miserable covacha con estas dos imbéciles para que lo estropees todo el último día”
Clavelina


“¿Cuándo ibas a decirme que estoy maldita?”
Aurora


Aurora: “Mis tías dicen que fue un hada malvada, no puedo recordar su nombre. Dicen que fue…”
Maléfica: “Maléfica”


“Tú eres el ser malvado que hay en el mundo, eres tú”
Aurora


“Padre, soy yo, Aurora”
Aurora


“Eres igual que tu madre”
Stefan


“Te han traído un día antes de tiempo, se lo dije a esas tres idiotas”
Stefan


“Preparad las tropas, viene Maléfica”
Stefan


“Ha retirado la guardia, te está esperando dentro. Si cruzamos esos muros… nunca saldremos vivor”
Diaval


“Miradla. Mirad lo que habéis hecho”
Stefan


“¿Sólo está dormida? Solo está dormida. ¡Solo está dormida para siempre!”
Stefan


“¿Y el beso? El de amor verdadero”
Violeta


“Ese amor no existe”
Stefan


“El amor verdadero no cae del cielo, ¿sabes?”
Fronda


“Te lo dije, el amor verdadero no existe”
Maléfica


“No voy a rogarte perdón, porque lo que te hice fue imperdonable. Estaba ofuscada, llena de odio y resentimiento. Dulce Aurora, robaste lo que quedaba de mi corazón y ahora te he perdido para siempre. Te lo juro, no sufrirás ningún daño mientras yo esté viva y ni un día pasará sin que añore tu sonrisa”
Maléfica


“Hola animalillo”
Maléfica


“No hay amor más verdadero”
Diaval


“En un dragón”
Maléfica


“¿Qué se siente? ¿Qué se siente al ser un hada sin alas en un mundo al que no perteneces?”
Stefan


“Se acabo”
Maléfica


“Maléfica derribó el muro de espinos y se quitó su corona. Invitó a Aurora a contemplar como fueron las ciénagas en otra época mucho tiempo atrás cuando Maléfica no era más que una niña y su corazón resplandecía. Ahora volvía a hacerlo”
Narrador


“Ofrecemos esta corona a nuestra pequeña Aurora, por quién sacrificamos los mejores años de nuestra…”
Clavelina


“Nuestros reinos se han unificado. ¡He aquí a vuestra reina!”
Maléfica


“Como veis la historia no es del todo como os la contaron. Lo sé bien, pues yo era aquella a la que llamaban la Bella Durmiente”
Narrador


“Al final mi reino lo unió ni un héroe ni un villano como había predicho la leyenda, sino alguien que era tanto héroe como villano y su nombre era Maléfica”
Narrador


¡Compártelo en redes!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram