Mulán: un ejemplo a seguir.

Mulán es una de la películas Disney más aclamada por la crítica que llegó a la gran pantalla allá por el año 1998, una película, que más allá de ser increíble, tiene un gran mensaje.

Fa Mulan es la única hija de Fa Zhou, un antiguo soldado que quedó lisiado en otra guerra y se ve obligado a caminar haciendo uso de un bastón. Mulan, como mujer, debe ir a ver a la Casamentera para honrar a su familia y cumplir lo que se esperaba de cualquier mujer en ese contexto. Que se casara con un hombre de una familia honrada y que ello trajera honor a su familia. Es por esa razón que todos se muestran muy preocupados por lo que pueda ocurrir en su visita a la Casamentera.

Mulan · Walt Disney Pictures
Mulan · Walt Disney Pictures

Es una sociedad en la que está muy arraigado el concepto del honor y de la familia, pero, sobre todo, el de la tradición. Sin duda, es una sociedad patriarcal en la que se esperaba algo muy concreto de las mujeres, que no es otra cosa que tener hijos. Por todo ello, Mulán, una mujer muy adelantada a su época, se verá muy presionada, puesto que, no se siente preparada para Der ese paso y, así mismo, tiene otras aspiraciones en la vida, es decir, Mulán no se conforma con lo que le ofrece la sociedad.

 A pesar de ello, como podemos ver en la película, la visita será un auténtico desastre y Mulan se sentirá culpable por haber deshonrado a la familia y por no encontrar su hueco en la sociedad.

Lo siguiente que vemos en la película, es que llegan emisarios del emperador: los hunos han invadido china. Como la situación es delicada, el Emperador llama a los reservistas, es decir, a antiguos combatientes y pide que cada familia aporte a un soldado. Ojo, soldado. Se requieren hombres, porque, en una sociedad en la que nos estamos moviendo, los hombres tenían unas atribuciones y las mujeres otras y, la guerra, era una cosa de hombres, no de mujeres.

Es por ello, que Fa Zhou se ve obligado a marchar a la contienda, puesto que es el único varón de su familia. Mulán considera que es injusto, puesto que, su padre ya ha luchado valerosamente en otras batallas, no entiende por qué tiene que ir él. Y ahí nos encontramos con la primera joya: no hables a un hombre. En efecto, una mujer no podía contrariar a un hombre en la esfera pública (ni en la privada), a consecuencia de la sociedad patriarcal en la que nos movemos.

Entonces nos encontramos con qué Mulán se hace pasar por hombre, roba la armadura de su padre, huye de casa y se alista en el ejército haciéndose pasar por el hijo de Fa Zhou. Llegados a este punto podemos a hablar de muchas cosas, pero, nos vamos a quedar con la idea de inconformismo.

Sí, inconformismo. Inconformismo con una sociedad que relega a la mujer a un segundo plano, inconformismo porque es una sociedad que no valora a las mujeres y les hace creer que no pueden hacer nada, sino que su único papel y la única forma de poder traer honor a la familia es casándose.

Con lo que nos tenemos que quedar, más allá de los chistes de Mushu, es que Mulán rompe con la tradición, es decir, rompe con todo lo establecido para ir a la guerra en lugar de su padre y es algo que no hace sólo por él, sino para demostrarse a sí misma que es capaz de hacer cosas, cosas que son, según la sociedad del momento, de hombres.

Finalmente, rompe las reglas, rompe con todo lo establecido al ir al ejército en el lugar de su padre, y no lo hace únicamente para salvar a su padre, sino que lo hace por sí misma. Mulan debe encontrar su hueco en la sociedad y demostrarse a sí misma que sirve para algo, para algo más que ser una esposa ejemplar.

Mulan · Walt Disney Pictures
Mulan · Walt Disney Pictures

Como conclusión, son muchas las ocasiones que podemos usar de ejemplo para conocer lo difícil que es ser mujer en un mundo de hombres, dado que, nos encontramos con frases como deberías contener la lengua en presencia de un hombre; muchos hombres dejan de escucharla cuando se dan cuenta de que es una mujer; cuando está en la ciudad imperial, intenta avisar del ataque inminente de los Hunos, pero nadie le hace caso porque es una mujer.

A pesar de todo ello, Mulán será la heroína que salva china y que, de algún modo, demuestra que las mujeres son capaces de hacer mucho más que el papel que le han dado los hombres en una sociedad donde premia la tradición