Pinocho · Disney

Pinocho: la importancia de los valores.

Pinocho es uno de los grandes clásicos de Disney, se estrenó en el año 1940, hace dos días, como quien dice. Es una película que gira en torno al protagonista, Pinocho, y los valores que debe aprender.

Quizás Pinocho sea uno de los casos más paradigmáticos, puesto que es la historia de un muñeco de madera cuyo anhelo era ser un niño de verdad. Para ello debía aprender a obedecer, ser responsable, ser sincero, etc.

El viaje del muñeco de manera hasta convertirse en un niño de verdad nos muestra una transformación no sólo externa, sino interna, que tiene lugar a través de las experiencias que irá viviendo a lo largo de su vida. Desde el momento en el que el Hada Azul le da la vida, hasta su transformación definitiva en un niño de verdad, el niño tendrá que descubrir el valor de la amistad, la verdad y el respeto.

Cuando Pinocho decide no ir a la escuela para jugar y divertirse con otros niños, la película nos plantea la desobediencia del mismo y aquí entra Pepito Grillo, que actúa como una figura que trata de corregir ese comportamiento en Pinocho, sin embargo, Pinocho tendrá que aprender la lección por las malas.

Camisetas Badminton laTostadora.com
Pinocho · Walt Disney Pictures
Pinocho · Walt Disney Pictures

Esto también lo podemos ver cuando Pinocho acaba en el País de los Juguetes. ¿Por qué toma esta decisión? Es engañado, pero, sobre todo, porque quiere jugar y divertirse. Los otros niños, en esta ocasión actúan como una mala influencia para Pinocho.

Por último hablemos de la nariz de Pinocho. La nariz de Pinocho, si recordáis, crecía con las mentiras que decía. Esto es una enseñanza para que los más pequeños digan la verdad y no mientan a sus padres, etc. Finalmente, la historia termina con Gepetto y Pinocho salvándose de la ballena.

Como ya decíamos, es una aventura que nos habla de los valores de la obediencia, el amor, la madurez y el respeto por la familia. Todos tenemos nuestra conciencia y, en principio, meditamos las cosas que hacemos, pero, muchas veces, nos pasa como a Pinocho, que no hace caso a su conciencia y al final tiene que aprender la lección a base de golpes de la vida. La conclusión para los pequeños es: haz caso a tus padres. La conclusión para los mayores es: medita las cosas antes de hacerlas y nunca olvides tus valores.

¡Compártelo en redes!