La Sirenita

Razones por las que todos queríamos ser Ariel cuando éramos pequeños.

La Sirenita fue una de las primeras películas animadas que vio una generación. Aunque no hubieras nacido en 1989, en los 90 todos veíamos las películas de Disney en bucle y la Sirenita era la preferida de muchos de nosotros. En este artículo os daremos 7 razones por las que todos queríamos ser Ariel cuando éramos pequeños.

#1 Es una princesa del mar.

¿Cuántos de nosotros no queríamos ser príncipes o princesas cuando éramos pequeños? Después de haber visto todas las películas de Disney en la que salían príncipes y princesas, la respuesta es que posiblemente a todos nos habría encantado. Además, Ariel vive en el mar, con lo que nuestras cabezas explotan.

La Sirenita • Walt Disney Pictures
La Sirenita • Walt Disney Pictures

#2 Nada muy bien.

Es como si fuera algo natural en ella (sarcasmo). De pequeños, todos tuvimos que dar clases de natación para nadar medianamente bien. En cambio, Ariel nunca tuvo que dar clases para aprender a nadar. Todo un puntazo.

La Sirenita • Walt Disney Pictures
La Sirenita • Walt Disney Pictures

#3 Tiene un pelo increíble.

Mientras nuestro pelo estaba lleno de enredos y encrespado, vemos como Ariel tiene un pelo divino dentro y fuera del agua, parece que tiene el poder de que no le afecte en absoluto la humedad.

La Sirenita · Walt Disney Pictures
La Sirenita · Walt Disney Pictures

#4 Se hace un vestido con cualquier cosa.

¿Hay una vela y una cuerda? Eso es suficiente para que Ariel se haga un vestido. En nuestro caso, hacernos un vestido con una sábana y unos cordones de los zapatos no fue tan buena idea.

La Sirenita • Walt Disney Pictures
La Sirenita • Walt Disney Pictures

#5 Tiene una voz preciosa.

Todos fuimos cantantes cuando teníamos cuatro años, pero Ariel lo hacía especialmente bien. Nosotros, dentro del agua, sólo podemos hincharnos, pero, Ariel canta estupendamente dentro y fuera del agua.

La Sirenita · Walt Disney Pictures
La Sirenita · Walt Disney Pictures

#6 Puede hablar con los peces.

Y no sólo eso, la gracia está en que ellos le responden. Algunos de nosotros también hemos intentado hablar con los peces, en la playa, en peceras, en tiendas… pero nunca recibimos respuesta.

La Sirenita • Walt Disney Pictures
La Sirenita • Walt Disney Pictures

#7 Nunca tuvo que usar zapatos cuando era una sirena.

De pequeños, a la mayoría de nosotros, no nos gustaban los zapatos, de hecho era mucho más divertidos ir descalzos por la casa. En el caso de Ariel, al tener aletas, nunca tuvo necesidad de usar zapatos. Punto para ella.

La Sirenita • Walt Disney Pictures
La Sirenita • Walt Disney Pictures

¡Compártelo en redes!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram