Señales de que eres Kronk

Kronk es un personaje muy singular, porque, aunque sea el secuaz de la malvada Izma, siempre tiene serias dudas acerca del bien y del mal. Podrá caerte mal, pero es uno de esos personajes que no se pueden odiar. En este artículo haremos una pequeña recopilación de señales para identificar a tus amigos que, en realidad, son Kronk.

#1 Amas a los animales.

El emperador y sus locuras · Walt Disney Pictures
El emperador y sus locuras · Walt Disney Pictures

Es una de tus principales facetas y es que adoras a los animales y ellos te adoran a ti. Tienes algo que transmite confianza y por eso los animales confían en ti y se dejan acariciar.

#2 Siempre te metes en problemas.

El emperador y sus locuras • Walt Disney Pictures
El emperador y sus locuras • Walt Disney Pictures

Hay personas que son proclives a meterse en problemas, en tu caso, parece que tienes un imán que los atrae en cantidades industriales.

#3 Te distraes con mucha facilidad.

El emperador y sus locuras · Walt Disney Pictures
El emperador y sus locuras · Walt Disney Pictures

Hay personas distraídas y luego estás tú. El problema es que hay que repetirte mucho las cosas, no porque no oídas, sino porque estás en Babia.

#4 Te encanta cocinar.

El Emperador y sus locuras • Walt Disney Pictures
El Emperador y sus locuras • Walt Disney Pictures

Cocinar es una de tus actividad favoritas y es que para ti es muy relajarte cocinar algo, sea lo que sea. Ya sea un postre, pasta, carne o pescado, eres un verdadero experto.

#5 Te cuesta trabajo tomar decisiones.

El emperador y sus locuras · Walt Disney Pictures
El emperador y sus locuras · Walt Disney Pictures

Aunque esto no es del todo malo, menos cuando tienes 5 segundos para tomar una decisión. Te gusta conocer los pros y contras de la decisión que estas apunto de tomar, por esa misma razón, tardas mucho en decidirte.

#6 No entiendes las indirectas.

El emperador y sus locuras · Walt Disney Pictures
El emperador y sus locuras · Walt Disney Pictures

Las indirectas no van contigo, más que nada, porque no las entienden. Para decirte cualquier cosa, hay que ir de frente, porque si se andan por las ramas para intentar suavizar… no lo vas a entender.