Zootropolis: La vida no es una peli de animación

La vida no es una peli de animación en la que cantas una canción y tus insípidos sueños se hacen realidad por arte de magia. A mí no me cantes suéltaloooo

Zootropolis

Zootropolis, que llegó a los cines en 2016, se ha convertido en una de mis películas favoritas. No, no os llevéis las manos a la cabeza. Se ha convertido en una de mis favoritas, precisamente, por el mensaje que intenta transmitir la película.

Zootropolis · Disney
Zootropolis · Disney

Recopilando, la protagonista de la película es Judy Hopps, la conejita que soñaba con ser policía. Judy tendrá que apuntarse a la academia de policía y superar muchas pruebas para llegar a ser policía, contando, con que es una conejita lo que le hace estar en una cierta desventaja, al menos en principio, porque, como vemos a lo largo de la película, usará su debilidad como fortaleza.

Me gustaría orientar este artículo en torno a la frase que hemos colocado en la cabecera. Pensad, por ejemplo, en Cenicienta. La madrastra y sus hermanastras le destrozan el vestido que con tanto esmero habían hecho los ratoncitos, Cenicienta, impotente sale de la escena llorando cuando, de repente, aparece el hada madrina para arreglarle la vida. Zootropolis es una película mucho más real en ese aspecto, puesto que nos habla del sacrificio y de los méritos personales, que son los que harán que cumplamos nuestros sueños.

Al final, en el mundo real, no existen las hadas madrinas y somos nosotros los que, con nuestro esfuerzo, tengamos que afrontar los diferentes problemas y situaciones que nos plantee la vida.

Otro aspecto que me gusta mucho de la película (MUY REALISTA) es que, según nuestras capacidades, personalidad, físico, etc. la sociedad espera algo concreto de nosotros. Sin embargo, en Zootropolis nos encontramos con que de Judy se esperaba que continuara con el negocio familiar (vender hortalizas), sin embargo, ella reniega de ello y se marcha a la gran ciudad para cumplir su sueño.

Zootropolis · Disney
Zootropolis · Disney

Por todas esas razones, Zootropolis me parece una de las mejores películas de Disney, al menos, en cuanto al mensaje que intenta transmitir:

  1. No esperes que la ayuda te caiga del cielo, sino, que si tienes un sueño, déjate la piel por conseguirlo.
  2. Puedes ser lo que quieras, que nadie te frene en cumplir tus sueños.